Hasta siempre, Jorge

marzo 12, 2008

Gracias por hacernos reir tanto. Se nos fue un genio, que noticia triste.

Anuncios

Adiós a un grande: Murió Jorge Guinzburg

marzo 12, 2008

El conductor de televisión Jorge Guinzburg murió hoy después de estar desde el jueves internado en el sanatorio Mater Dei.

Desde hace unos años tenía cáncer de próstata.

Se había quebrado una costilla, y además, había tenido una recaída debido a una afección pulmonar, que lo tuvo a maltraer durante 2007.

Tanto esta última internación que sufrió y que lo mantuvo alejado de sus actividades como las anteriores veces, el motivo fue la infección pulmonar, consecuencia de un problema histórico que según él mismo, era “un resabio de su infancia que cada tanto juega una mala pasada”.

En televisión fue autor, conductor y productor de numerosos ciclos humorísticos y periodísticos, como por ejemplo La noticia rebelde , Peor es nada y La Biblia y el calefón , con el que volvió en enero de 2008 con el estilo que lo caracterizaba, y con el que tranformaba sus entrevistas en momentos de pura risa.

Actualmente se desempeñaba como conductor del programa matutino Mañanas informales , donde trabajaba con su mujer Andrea como productora y con sus compañeros Ernestina Pais, Gastón Recondo y el Payaso Mala Onda. En septiembre de 2007 cumplió 500 programas en el aire.

El ciclo de Mañanas informales en 2008, que comienza el 17 de marzo será conducido por Ronnie Arias, cuestión que ya estaba prevista por el mal estado de salud de Guinzburg.

Además de su importante protagonismo en televisión, Guinzburg desarrolló gran parte de su carrera en la radio y en el teatro, donde creó, dirigió y protagonizó diversas obras.

Más de su carrera. Este genio de la televisión, trabajó en las famosas revistas Satiricón y Humor. En el año 2006 publicó el libro Sesiones extraordinarias (desde el diván) donde se pueden leer sus columnas publicadas.

La apuesta del bigote. Uno de los hechos más cómicos que se recuerda de Jorge Guinzburg de los últimos tiempos es la apuesta que perdió a manos de Gastón Recondo y que le costó afeitarse el bigote característico de su rostro.

El 23 de marzo de 2007, en la transmisión de “Mañanas informales”, Gastón Recondo, columnista deportivo del programa, expresó su deseo de bajar de peso, con el objetivo de llegar el 4 de mayo, día de su cumpleaños, a pesar 83 kilos o menos.

A raíz de ese comentario y motivado por la poca fe que tenía en su compañero de aire, Guinzburg lanzó: “Si vos pesás 83 kilos o menos, yo me saco el bigote”. Y poco tiempo después sus propias palabras se convirtieron en su principal enemigo, ya que Recondo consiguió cumplir la meta que se había propuesto y no le quedó otra opción que afeitarse su característico bigote.

Fuente: LANACION


En 2007, crecieron un 37% las ventas de PC’s

marzo 12, 2008

El año pasado se vendieron 1.890.000 computadoras en el mercado local, es decir, un 37% más que en 2006, de acuerdo con el último reporte sobre el mercado de computadoras realizado por IDC Argentina.

En términos económicos, el valor del mercado durante ese período alcanzó los US$ 1220 millones, lo que representó un crecimiento del 35% respecto de 2006.

Luciano Sforza, analista de IDC, dijo que el precio promedio del mercado tuvo una caída anual del 2%, como resultado de la mayor competencia entre fabricantes y ensambladores de PC. A su vez, la mayor oferta de créditos para consumo en los puntos de venta acompañó estos resultados.

Los pronósticos de IDC anticipan para este año un crecimiento en las ventas del 22,5% del total del mercado de PC. Prevén que una de cada cinco computadoras que se venderán serán notebooks, más precisamente, la penetración llegará al 21 por ciento.

Según el informe de IDC, en el contexto regional, la Argentina tuvo un desempeño destacado, ya que las ventas crecieron por sobre la media de América latina, que alcanzó un crecimiento del 32% en unidades y un 30% en valor, es decir, cinco puntos por debajo del promedio local. De esta forma, el país reafirmó su participación detrás de Brasil y México, y alcanzó una representación total en las ventas regionales del 8,3 por ciento.

Fuente: LANACION.com


En 2007, crecieron un 37% las ventas de PC’s

marzo 12, 2008

El año pasado se vendieron 1.890.000 computadoras en el mercado local, es decir, un 37% más que en 2006, de acuerdo con el último reporte sobre el mercado de computadoras realizado por IDC Argentina.

En términos económicos, el valor del mercado durante ese período alcanzó los US$ 1220 millones, lo que representó un crecimiento del 35% respecto de 2006.

Luciano Sforza, analista de IDC, dijo que el precio promedio del mercado tuvo una caída anual del 2%, como resultado de la mayor competencia entre fabricantes y ensambladores de PC. A su vez, la mayor oferta de créditos para consumo en los puntos de venta acompañó estos resultados.

Los pronósticos de IDC anticipan para este año un crecimiento en las ventas del 22,5% del total del mercado de PC. Prevén que una de cada cinco computadoras que se venderán serán notebooks, más precisamente, la penetración llegará al 21 por ciento.

Según el informe de IDC, en el contexto regional, la Argentina tuvo un desempeño destacado, ya que las ventas crecieron por sobre la media de América latina, que alcanzó un crecimiento del 32% en unidades y un 30% en valor, es decir, cinco puntos por debajo del promedio local. De esta forma, el país reafirmó su participación detrás de Brasil y México, y alcanzó una representación total en las ventas regionales del 8,3 por ciento.

Fuente: LANACION.com


“Emos”, la tribu de adolescentes tristes

marzo 9, 2008

Todos los sábados, pasadas las 16, cientos de adolescentes vestidos de negro, con sus ojos maquillados, los flequillos en el ojo y la mirada triste, pueblan las inmediaciones de la plaza Rodríguez Peña, situada en la calle Rodríguez Peña entre Paraguay y Marcelo T. de Alvear, frente al Ministerio de Cultura y Educación.

Se trata de una nueva e inquietante tribu urbana, los “emos” (abreviatura de emotional , en inglés), que cuenta con cultores en todo el mundo y que cada día gana nuevos adeptos en la Capital.

Debido a sus estrafalarios peinados y su andar afeminado, los “emos” muchas veces son comparados con los “metrosexuales” (hombres que cuidan mucho su estética, y terminan brindando un aspecto femenino).

Nahuel, un “emo” que ayer estaba en la plaza Rodríguez Peña, contó: “Todos los sábados hay peleas entre las distintas tribus. A nosotros siempre nos buscan para pegarnos por nuestro aspecto, un poco afeminado”.

En general, los “emos” son muy delgados y se dejan el pelo largo, para ocultar sus rostros. “Usamos los cabellos en el ojo para mostrar que una parte de la sociedad nos da vergüenza. No queremos que esa parte de la sociedad, que no nos gusta, nos vea”, afirmó Matías.

“No queremos cambiar el mundo; sabemos que eso no tiene sentido”, aclaró otro “emo”.

Los “emos” se definen como personas sensibles. El mundo que los rodea no los comprende y, quizá por eso, tienden a victimizarse. Frases como “la gente nos discrimina” o “¿Por qué me dejaste?” son frecuentes entre los “emos”.

El psicólogo Miguel Espeche explicó a LA NACION: “Expresar un estado del alma, y hacerlo de manera compartida es mejor que corroerse en soledad y estallar en patologías graves. A la vez, lo que se expresa, como en el caso de los grupos de jovencitos que juegan con rituales extraños a los ojos de lo normal, puede ser muy triste y dar cuenta de una imagen de una gran desolación, rabia o un gran miedo”.

La mayoría de los “emos” consultados por LA NACION admitieron que se llevan muy mal con sus padres y que casi no tienen diálogo con ellos. “Ellos no nos entienden”, dicen.

En este sentido, Espeche alertó: “Los padres tienen que ser capaces de ofrecerles a sus hijos un lugar en el mundo con algo más de luz que el que estos muchachos sienten tener para ellos”.

Los “emos” escuchan grupos musicales como My Chemical Romance, Panic! at the Disco y 30 Seconds to Mars, que centran sus canciones en sentimientos como el amor, el odio y la desilusión. Estos grupos son fuertemente impulsados por MTV.

En un principio, el emo-core fue un subgénero musical que nació en los 80 en Washington DC, como un desprendimiento del punk. Los grupos pioneros fueron Rites of Spring, Embrace y Gray Matter, entre otros. Sin embargo, los grupos que hoy se conocen como “emos” tienen poco que ver con aquellos ignotos pioneros.

Autoflagelación

Existen “emos” que, entre otras prácticas oscuras, se cortan la piel como sinónimo de descontento con el mundo que los rodea y fantasean con el suicidio.

Algunas parejas de “emos” se cortan el cuerpo para llevar las mismas marcas, como símbolo de fraternidad, lo cual constituye, en tiempos del VIH/sida, un riesgo para su salud.

Hasta suben videos a Internet donde aparecen cortándose los brazos. De hecho, en You Tube se cuentan por decenas los videoclips donde jóvenes “emo” se cortan los brazos.

“Hay muchos “emos” que se cortan los brazos para expresar el dolor que llevan adentro”, indicó Sebastián, un integrante de la tribu de 16 años.

Usan piercings, tatuajes y, a diferencia de los “góticos”, suelen romper con la monotonía de la ropa oscura a través de alguna prenda o accesorio fluo.

Diferencias

Por un lado están los “emos” que manifestan que lo suyo es genuino. Del otro lado, están los que son tildados peyorativamente de “posers” (calificativo negativo que alude a los “emos” que son “pura pose”).

Los “emos” sienten un aprecio especial por las películas de Tim Burton, sobre todo por El extraño mundo de Jack .

La disco predilecta de los “emos” es Alternativa, en el centro porteño. Allí suelen bailar en círculo, turnándose para pasar al centro. Bailan moviendo sus brazos y piernas, como en una lucha cuerpo a cuerpo.

Los “emos” suelen irradiar, mientras bailan, un grito estremecedor, conocido como “scream”. Se supone que el grito de los “emos” encarna un profundo dolor.

Por Franco Ruiz
De la Redacción de LA NACION


“Emos”, la tribu de adolescentes tristes

marzo 9, 2008

Todos los sábados, pasadas las 16, cientos de adolescentes vestidos de negro, con sus ojos maquillados, los flequillos en el ojo y la mirada triste, pueblan las inmediaciones de la plaza Rodríguez Peña, situada en la calle Rodríguez Peña entre Paraguay y Marcelo T. de Alvear, frente al Ministerio de Cultura y Educación.

Se trata de una nueva e inquietante tribu urbana, los “emos” (abreviatura de emotional , en inglés), que cuenta con cultores en todo el mundo y que cada día gana nuevos adeptos en la Capital.

Debido a sus estrafalarios peinados y su andar afeminado, los “emos” muchas veces son comparados con los “metrosexuales” (hombres que cuidan mucho su estética, y terminan brindando un aspecto femenino).

Nahuel, un “emo” que ayer estaba en la plaza Rodríguez Peña, contó: “Todos los sábados hay peleas entre las distintas tribus. A nosotros siempre nos buscan para pegarnos por nuestro aspecto, un poco afeminado”.

En general, los “emos” son muy delgados y se dejan el pelo largo, para ocultar sus rostros. “Usamos los cabellos en el ojo para mostrar que una parte de la sociedad nos da vergüenza. No queremos que esa parte de la sociedad, que no nos gusta, nos vea”, afirmó Matías.

“No queremos cambiar el mundo; sabemos que eso no tiene sentido”, aclaró otro “emo”.

Los “emos” se definen como personas sensibles. El mundo que los rodea no los comprende y, quizá por eso, tienden a victimizarse. Frases como “la gente nos discrimina” o “¿Por qué me dejaste?” son frecuentes entre los “emos”.

El psicólogo Miguel Espeche explicó a LA NACION: “Expresar un estado del alma, y hacerlo de manera compartida es mejor que corroerse en soledad y estallar en patologías graves. A la vez, lo que se expresa, como en el caso de los grupos de jovencitos que juegan con rituales extraños a los ojos de lo normal, puede ser muy triste y dar cuenta de una imagen de una gran desolación, rabia o un gran miedo”.

La mayoría de los “emos” consultados por LA NACION admitieron que se llevan muy mal con sus padres y que casi no tienen diálogo con ellos. “Ellos no nos entienden”, dicen.

En este sentido, Espeche alertó: “Los padres tienen que ser capaces de ofrecerles a sus hijos un lugar en el mundo con algo más de luz que el que estos muchachos sienten tener para ellos”.

Los “emos” escuchan grupos musicales como My Chemical Romance, Panic! at the Disco y 30 Seconds to Mars, que centran sus canciones en sentimientos como el amor, el odio y la desilusión. Estos grupos son fuertemente impulsados por MTV.

En un principio, el emo-core fue un subgénero musical que nació en los 80 en Washington DC, como un desprendimiento del punk. Los grupos pioneros fueron Rites of Spring, Embrace y Gray Matter, entre otros. Sin embargo, los grupos que hoy se conocen como “emos” tienen poco que ver con aquellos ignotos pioneros.

Autoflagelación

Existen “emos” que, entre otras prácticas oscuras, se cortan la piel como sinónimo de descontento con el mundo que los rodea y fantasean con el suicidio.

Algunas parejas de “emos” se cortan el cuerpo para llevar las mismas marcas, como símbolo de fraternidad, lo cual constituye, en tiempos del VIH/sida, un riesgo para su salud.

Hasta suben videos a Internet donde aparecen cortándose los brazos. De hecho, en You Tube se cuentan por decenas los videoclips donde jóvenes “emo” se cortan los brazos.

“Hay muchos “emos” que se cortan los brazos para expresar el dolor que llevan adentro”, indicó Sebastián, un integrante de la tribu de 16 años.

Usan piercings, tatuajes y, a diferencia de los “góticos”, suelen romper con la monotonía de la ropa oscura a través de alguna prenda o accesorio fluo.

Diferencias

Por un lado están los “emos” que manifestan que lo suyo es genuino. Del otro lado, están los que son tildados peyorativamente de “posers” (calificativo negativo que alude a los “emos” que son “pura pose”).

Los “emos” sienten un aprecio especial por las películas de Tim Burton, sobre todo por El extraño mundo de Jack .

La disco predilecta de los “emos” es Alternativa, en el centro porteño. Allí suelen bailar en círculo, turnándose para pasar al centro. Bailan moviendo sus brazos y piernas, como en una lucha cuerpo a cuerpo.

Los “emos” suelen irradiar, mientras bailan, un grito estremecedor, conocido como “scream”. Se supone que el grito de los “emos” encarna un profundo dolor.

Por Franco Ruiz
De la Redacción de LA NACION


Récord de visitas

marzo 7, 2008

Con el artículo publicado esta mañana -tomado de LANACION.com-, mi blog alcanzó un nuevo pico de visitantes con 120 visitas registradas, 84 de las cuales se realizaron al artículo mencionado.

De esta forma, mi blog entró en el top 25 de los blogs más visitados del día: