Preocupante: la anorexia que se “aprende” en sitios web

marzo 29, 2008

Recuerdo hace un par de meses haber llegado por casualidad a un sitio de los mencionados en este artículo, y son realmente preocupantes. Lo definen como un “estilo” de vida, pero en realidad es un camino seguro hacia la muerte. Y es realmente preocupante. Comparto este artículo con ustedes.

BOGOTA.– “Si no estás delgada, no eres atractiva” o “todo lo que me alimenta me destruye” son algunos de los peligrosos mensajes que circulan en el cada vez mayor número de sitios y blogs de Internet en los que abiertamente se fomentan y promueven conductas asociadas a trastornos alimentarios, como la bulimia y la anorexia.

Tanto es así, que un reciente estudio norteamericano halló que uno de cada tres niños o adolescentes de Estados Unidos que padece esos trastornos aprende por Internet técnicas para disimular la delgadez, perder calorías, consumir fármacos para bajar rápidamente de peso y hasta vomitar y esconder que lo hacen.

Para los especialistas, el acceso a esos sitios es doblemente preocupante: no sólo enseñan conductas patológicas, sino que reafirman los trastornos de bulimia y anorexia en niños y en adolescentes, especialmente en mujeres.

El estudio en cuestión es un sondeo efectuado recientemente por la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford y el Hospital de Niños Lucile Packard, de los Estados Unidos, y sus resultados se publicaron recientemente en la revista Pediatrics.

A raíz de la proliferación de páginas de este tipo entre 2001 y 2003, los operadores de varios portales se vieron en la obligación de removerlas o bloquearlas; no obstante, miles de ellas siguen disponibles.

En cada sitio hay imágenes de mujeres delgadas, casi anoréxicas, y el bombardeo permanente de mensajes como “cada kilo que pierdo es un sueño logrado”, “todo lo que me alimenta me destruye” o “la comida es como las obras de arte: sólo está para mirarla”.

Y hasta se promueven los diez mandamientos de los bulímicos y anoréxicos. “Si no estás delgada, no eres atractiva” y “estar delgada y no comer demuestran la auténtica fuerza de voluntad” son sólo dos de ellos.

Lo sitios también instruyen a los jóvenes que deciden seguir la senda de estos trastornos sobre la mejor forma de ocultarlos. También hacen recomendaciones riesgosas y sin sustento alguno como mantenerse siempre con frío para obligar al cuerpo a quemar calorías.

Una hermandad negativa

Camila Pombo, psicóloga con entrenamiento en trastornos de alimentación del Centro Horus TCA, de Bogotá, Colombiam asegura que la situación es realmente alarmante.

“Estas páginas -sostiene esta especialista con ocho años de experiencia en el tema- ejercen una fuerte influencia en personas con anorexia y bulimia. Lo peor del asunto es que las ayudan a reafirmar su trastorno. Sienten que no están solas y que hay alguien en el mundo que las entiende.”

“Al final, todo se reduce a una especie de hermandad negativa”, agrega la especialista.

Pombo llama la atención sobre la gravedad de esos contenidos. “No sólo enseñan cómo burlar el apetito, quemar calorías y qué laxantes y drogas consumir; también fijan sistemas de jerarquías en las cuales los visitantes pueden ir ascendiendo a partir de sus «logros», y que se miden por el número de veces que vomitan o la mayor cantidad de kilos que sean capaces de perder, en el menor tiempo posible”, advierte la experta.

El único camino que desde el punto de vista de la terapia les queda a los especialistas para contrarrestar el peso de estos peligrosos portales es el análisis de estos contenidos con sus pacientes.

“Cuando alguien está muy enganchado con estas páginas, lo invito a que traiga la información para analizarla en conjunto. De este modo, se pueden desvirtuar y dimensionar sus efectos. A esto, claro está, sólo es posible llegar cuando la persona ha alcanzado cierto nivel de concientización”, dice Pombo.

La psicóloga Sandra Serrato añade la importancia de que padres y familiares estén atentos a señales de alarma que pueden indicar la presencia de estos trastornos.

En otras palabras, hay que buscar asesoramiento cuando los niños o los jóvenes dejan de comer o restringen de manera significativa la ingesta, bajan de peso drásticamente, se preocupan todo el tiempo por la comida, se pesan y miden constantemente, se vuelven irritables, se sienten gordos o se quejan de estarlo, tienden a usar el baño inmediatamente después de comer y comen rápidamente.

Drogas para adelgazar

Recientemente, la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE) hizo pública su preocupación por el incremento del uso indiscriminado de drogas para adelgazar.

El uso sin control de estos medicamentos, que actúan sobre el sistema nervioso central, causa graves efectos nocivos. Una sobredosis puede incluso derivar en estados de pánico, comportamiento agresivo y violento, alucinaciones, depresión respiratoria, convulsiones, coma y hasta la muerte.

La mayoría de los anorexígenos tienen principios activos como la fentermina, el fenproporex, la anfepramona, el mazindol y la fendimetracina, que aparecen clasificados en la Lista IV del Convenio sobre Sustancias Psicotrópicas de 1971, de la JIFE.

Fuente: LANACION


Preocupante: la anorexia que se “aprende” en sitios web

marzo 29, 2008

Recuerdo hace un par de meses haber llegado por casualidad a un sitio de los mencionados en este artículo, y son realmente preocupantes. Lo definen como un “estilo” de vida, pero en realidad es un camino seguro hacia la muerte. Y es realmente preocupante. Comparto este artículo con ustedes.

BOGOTA.– “Si no estás delgada, no eres atractiva” o “todo lo que me alimenta me destruye” son algunos de los peligrosos mensajes que circulan en el cada vez mayor número de sitios y blogs de Internet en los que abiertamente se fomentan y promueven conductas asociadas a trastornos alimentarios, como la bulimia y la anorexia.

Tanto es así, que un reciente estudio norteamericano halló que uno de cada tres niños o adolescentes de Estados Unidos que padece esos trastornos aprende por Internet técnicas para disimular la delgadez, perder calorías, consumir fármacos para bajar rápidamente de peso y hasta vomitar y esconder que lo hacen.

Para los especialistas, el acceso a esos sitios es doblemente preocupante: no sólo enseñan conductas patológicas, sino que reafirman los trastornos de bulimia y anorexia en niños y en adolescentes, especialmente en mujeres.

El estudio en cuestión es un sondeo efectuado recientemente por la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford y el Hospital de Niños Lucile Packard, de los Estados Unidos, y sus resultados se publicaron recientemente en la revista Pediatrics.

A raíz de la proliferación de páginas de este tipo entre 2001 y 2003, los operadores de varios portales se vieron en la obligación de removerlas o bloquearlas; no obstante, miles de ellas siguen disponibles.

En cada sitio hay imágenes de mujeres delgadas, casi anoréxicas, y el bombardeo permanente de mensajes como “cada kilo que pierdo es un sueño logrado”, “todo lo que me alimenta me destruye” o “la comida es como las obras de arte: sólo está para mirarla”.

Y hasta se promueven los diez mandamientos de los bulímicos y anoréxicos. “Si no estás delgada, no eres atractiva” y “estar delgada y no comer demuestran la auténtica fuerza de voluntad” son sólo dos de ellos.

Lo sitios también instruyen a los jóvenes que deciden seguir la senda de estos trastornos sobre la mejor forma de ocultarlos. También hacen recomendaciones riesgosas y sin sustento alguno como mantenerse siempre con frío para obligar al cuerpo a quemar calorías.

Una hermandad negativa

Camila Pombo, psicóloga con entrenamiento en trastornos de alimentación del Centro Horus TCA, de Bogotá, Colombiam asegura que la situación es realmente alarmante.

“Estas páginas -sostiene esta especialista con ocho años de experiencia en el tema- ejercen una fuerte influencia en personas con anorexia y bulimia. Lo peor del asunto es que las ayudan a reafirmar su trastorno. Sienten que no están solas y que hay alguien en el mundo que las entiende.”

“Al final, todo se reduce a una especie de hermandad negativa”, agrega la especialista.

Pombo llama la atención sobre la gravedad de esos contenidos. “No sólo enseñan cómo burlar el apetito, quemar calorías y qué laxantes y drogas consumir; también fijan sistemas de jerarquías en las cuales los visitantes pueden ir ascendiendo a partir de sus «logros», y que se miden por el número de veces que vomitan o la mayor cantidad de kilos que sean capaces de perder, en el menor tiempo posible”, advierte la experta.

El único camino que desde el punto de vista de la terapia les queda a los especialistas para contrarrestar el peso de estos peligrosos portales es el análisis de estos contenidos con sus pacientes.

“Cuando alguien está muy enganchado con estas páginas, lo invito a que traiga la información para analizarla en conjunto. De este modo, se pueden desvirtuar y dimensionar sus efectos. A esto, claro está, sólo es posible llegar cuando la persona ha alcanzado cierto nivel de concientización”, dice Pombo.

La psicóloga Sandra Serrato añade la importancia de que padres y familiares estén atentos a señales de alarma que pueden indicar la presencia de estos trastornos.

En otras palabras, hay que buscar asesoramiento cuando los niños o los jóvenes dejan de comer o restringen de manera significativa la ingesta, bajan de peso drásticamente, se preocupan todo el tiempo por la comida, se pesan y miden constantemente, se vuelven irritables, se sienten gordos o se quejan de estarlo, tienden a usar el baño inmediatamente después de comer y comen rápidamente.

Drogas para adelgazar

Recientemente, la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE) hizo pública su preocupación por el incremento del uso indiscriminado de drogas para adelgazar.

El uso sin control de estos medicamentos, que actúan sobre el sistema nervioso central, causa graves efectos nocivos. Una sobredosis puede incluso derivar en estados de pánico, comportamiento agresivo y violento, alucinaciones, depresión respiratoria, convulsiones, coma y hasta la muerte.

La mayoría de los anorexígenos tienen principios activos como la fentermina, el fenproporex, la anfepramona, el mazindol y la fendimetracina, que aparecen clasificados en la Lista IV del Convenio sobre Sustancias Psicotrópicas de 1971, de la JIFE.

Fuente: LANACION


Récord de visitas

marzo 7, 2008

Con el artículo publicado esta mañana -tomado de LANACION.com-, mi blog alcanzó un nuevo pico de visitantes con 120 visitas registradas, 84 de las cuales se realizaron al artículo mencionado.

De esta forma, mi blog entró en el top 25 de los blogs más visitados del día: